Abuelos y nietos de viaje

La semana pasada publicamos un post sobre las ventajas de viajar con los abuelos. Y, a raíz de ese post, nos han contactado varios abuelos que han querido compartir con KangApp sus experiencias viajando con sus nietos y consejos a partir de sus experiencias. Es por ello que hemos querido compartirlos pues consideramos que son muy interesantes.

Cuando los niños disponen de vacaciones y los padres tienen que seguir trabajando, los abuelos son una bendición. De hecho, cada vez son más  los operadores de viajes que diseñan ofertas especiales para abuelos con nietos.  Pero para que la experiencia salga bien hay que tomar en cuenta varios factores, incluyendo los legales.

Edad de los niños

Lo primero que hay que tomar en cuenta es la edad de los niños. Para irse solos con los abuelos, deberían tener por lo menos tres o cuatro años. “En los niños más pequeños, el vínculo con los padres sigue siendo demasiado fuerte y básico como para interrumpirlos durante días“, aconseja el experto alemán en educación Andreas Engel.

Maletas con ruedas (tipo trolley

Es aconsejable llevar maletas con ruedas para aligerar el peso a llevar durante el viaje tanto para los niños como para los abuelos. Es recomendable, además, que estas maletas tengan bolsillos externos y extensibles para guardar los artículos que debamos tener a mano durante el viaje como, por ejemplo, la documentación de las criaturas. También es recomendable poner una etiqueta con las iniciales, por ejemplo, de la criatura. No recomendamos poner el nombre y apellidos enteros.

Neceser 

Es recomendable llevar una bolsa de mano a modo de neceser donde poner desde los medicamentos que solemos utilizar en el caso de que los niños tengan fiebre (Dalsy, Apiretal, etc.) pasando por cremas para tratar la reacción ante picadas o golpes hasta las típicas toallitas húmedas y gel gel antibacterial para lavarse las manos. No está de más, introducir un papel con las dosis de cada medicamento para cada una de las criaturas con el fin de evitar tener que consultarlo en Internet y reaccionar con la máxima celeridad.

Entretenimiento

Los cuentos o los cuadernos para pintar o para enganchar pegatinas (sticks), por ejemplo, suelen ocupar poco espacio y pueden ayudar a que los nietos pasen un rato ameno y relajado durante un viaje largo. No está de más preguntar a los padres de las criaturas sobre los gustos o preferencias de los niños en este aspecto. También podemos sacar provecho de los dispositivos móviles (tablets o consolas portátiles mejor que el smartphone – hay que tenerlo con batería por si acaso) son otro buen recurso para entretener tanto a grandes como a pequeños en trayectos largos. Pero habrá que limitar su tiempo de uso, más allá de para ahorrar batería como para que los niños puedan disfrutar del viaje.

Planear juntos el itinerario

Considerando que a los niños les encanta pasar largos ratos con sus abuelos, se puede aprovechar para planificar y decidir que lugares (museos, edificios, parques, playas) les gustaría visitar, si se da la oportunidad.  un museo, un parque o la playa.

Los abuelos pueden preguntarles desde qué lugares les llama la atención, pasando por sugerir destinos famosos o divertidos (en función de la edad) hasta relacionar los recorridos con libros que los nietos hayan leído.

Preparar la documentación necesaria

Más allá de ponerle una pulsera con el número de teléfono móvil de los abuelos, es importante disponer de toda la documentación  necesaria para el los menores.

Si el viaje se realiza por algún país de la Comunidad Europea, los abuelos deberán llevar consigo los Documentos Nacionales de Identidad (D.N.I.) de los niños. En ocasiones se cree que llevando el libro de familia ya hay suficiente pero no es así porqué es un documento oficial y válido únicamente en nuestro país de residencia.

También es recomendable llevar las tarjetas sanitarias individuales (T.S.I.) de los menores. Si disponemos de algún tipo de seguro médico que cubre la asistencia fuera de nuestro país, es recomendable informar del viaje que se realizará y avaluar la cobertura sanitaria de la que se dispone.

Los abuelos deben estar informados al detalle de todos los aspectos jurídicos y sanitarios pues son los responsables de los menores durante todo el viaje, por lo que deben poder tomar decisiones rápido. Los padres pueden firmar por ejemplo un poder por si hay un accidente y los abuelos deben autorizar un tratamiento en el hospital.

Foto: Grandfather |Aminoapps