Amsterdam: Una ciudad colaborativa

Varias son las polémicas que han existido entre los Ayuntamientos de Barcelona o Madrid, entre otros, y las webs que intermedian en el alquiler de vacacional de alojamientos privados (por ejemplo, Airbnb). De hecho, hoy podemos confirmar que, ni la iniciativa “Emprendedor acoge un emprendedor” que se organizó para facilitar la máxima asistencia de emprendedores de todo el mundo al Mobile World Congress ni la carta que varias startups enviaron al Ayuntamiento de la ciudad Condal no ha facilitado el engrase de las relaciones que facilitara llegar a un punto de acuerdo.

De hecho, ha sido Amsterdam quien ha decidido coger la iniciativa y establecer un marco jurídico que ayude a la regulación de los alquileres vacacionales de alojamientos privados.

4676655118_6bb8e9d100_z

La Ciudad de Ámsterdam ha aprobado una ley por la que permite al arrendatario alquilar su hogar durante su ausencia y, en consecuencia, favorecer en gran medida el crecimiento del turismo en todo país.

Amsterdam es el centro intelectual de los Países Bajos; se trata de una ciudad industrial (talla de diamantes) y de servicios (Aeropuerto de Schiphol), de carácter multirracial con un gran porcentaje de inmigrantes y símbolo universal de tolerancia y libertad.

Las reglas establecidas por parte del Gobierno holandés que permiten garantizar que el alquiler se realice de forma segura, sencilla y honesta están publicadas en un comunicado dentro de la web de la ciudad de Ámsterdam y son las siguientes:

  1. Consentimiento del propietario: Únicamente en el caso de ser el propietario de la vivienda o contar con el beneplácito del mismo, se podrá alquilar la misma.
  2. Alquiler ocasional: El arrendador podrá alquilar su hogar tan sólo de forma ocasional. De ser alquilada a terceros durante más de 2 meses, se considera beneficio comercial, lo que no está permitido.
  3. Ocupante principal: Únicamente el principal ocupante de una vivienda, ya sea propietario o arrendatario, puede alquilar el inmueble. Para ser considerado como tal ha de haberse previamente registrado en la Base de Datos Municipal de Registros Personales.
  4. Impuesto de turismo: Al igual que cualquier proveedor de alojamientos, el arrendador del inmueble tendrá que pagar la tasa de turismo correspondiente.
  5. Incendios: El hogar deberá estar provisto de todo lo reglamentariamente necesario relativo a incendios para garantizar la seguridad del inquilino.
  6. Sin molestias: Si los inquilinos causan ruidos o molestias a los vecinos, el arrendador podrá tener problemas legales ya que la ley le hace responsable de lo que suceda en la vivienda durante su alquiler.

La ciudad de Amsterdam han protagonizado, históricamente, grandes aciertos y errores pero siempre ha dado demostrado su voluntad por buscar (y construir) las infraestructuras que le permitan ser una ciudad sostenible, transparente y socialmente eficiente y sostenible. Esperamos, por lo tanto, que Amsterdam también actúe como un espejo en el que quieran reflejarse las principales capitales europeas con el fin de prosperar económicamente siempre a favor del interés común y de la libertad ciudadana.

Foto: Amsterdam (Cycle) Gene Pool