Housesitting: Una forma diferente de viajar y de alojarse

¿Os gusta conocer los destinos que elegís como si fueseis un autóctono en lugar de un turista? ¿Os gustan los animales domésticos? Si en ambos casos, las respuestas han sido afirmativas, os interesará esta forma de viajar, por supuesto, en familia. Os interesará el housesitting.

Lo llaman Housesitting (“cuidadores de casas”) y consiste en que los home owners, es decir, los propietarios, buscan a personas que quieran cuidar de sus casas, sus animales o su jardín durante periodos en los que ellos van a estar fuera y así tú te puedes ir a su villa de la Toscana, apartamento en Londres o bungalow en Fiyi con alojamiento gratuito, a cambio de cuidar a un perrito o atender un jardín.

3545238179_c704de0f14_z

La profesión de “cuidador o casero” (sitter) existe en todo el mundo desde hace muchísimo tiempo: muchas de las grandes casas del siglo XIX contaban con pequeñas casas externas, en donde vivía “el casero”. Hasta hace pocos años era un trabajo pago y a tiempo completo, que tenía como ventaja el no pagar una renta o alquiler por la vivienda habitada.

En Inglaterra, por ejemplo, desde 1980 funciona un servicio llamado Homesitters. No se trata de una agencia sino de una compañía que emplea directamente a 1.000 home sitters y las deriva a los hogares que quedan vacantes. Si bien se cuenta con la seguridad de que la persona que estará viviendo entre nuestras cuatro paredes es de fiar, el servicio no es barato (el básico es £37 por día y £7 por día para comida). En vistas de que esta opción no tiene porqué ser del gusto de todo el mundo, existen otras opciones posibles como las siguientes:

  • HouseCarersFunciona desde Australia desde hace 10 años. Dicen ser el sitio del rubro más visitado del mundo.
  • MindMyHouseLos dueños se registran gratis y los cuidadores lo hacen por 20 dólares anuales.
  • LuxuryHouseSittingsPuedes encontrar hogares para cuidar en África, Asia, Europa, Australia, Norteamérica (inclusive Alaska). No así en Sudamérica. Los dueños no pagan por registrarse.
  • KiwiHouseSittersEl servicio es exclusivo para cuidar casas dentro de Nueva Zelanda. Ser miembro cuesta 65 dólares al año. No cobran tarifas extra por zonas metropolitanas como otros sitios sí hacen, lo que permite un ahorro de $400 al año.
  • HouseSittersAmericaEs sólo para dueños y cuidadores dentro de Estados Unidos. Estar suscripto anualmente cuesta 12 dólares.

Todos funcionan de forma similar, después de registrarse, se tiene acceso a los perfiles de los cuidadores y las casas que buscan quién las cuide. La mayoría suele tener mascotas.

Los dueños pueden anunciar su búsqueda gratuitamente y luego los cuidadores eligen a su preferencia y los contactan. Entre ambas partes acuerdan los términos que pueden incluir alguna tarifa por parte del cuidador o bien los gastos de transporte.

Sin dudas, ser cuidador de casas es una gran manera de poder ser nómada, de conocer nuevos lugares y hacer amigos con un presupuesto muy bajo. ¿Qué os parece?

Foto: Dog hugs

Amsterdam: Una ciudad colaborativa

Varias son las polémicas que han existido entre los Ayuntamientos de Barcelona o Madrid, entre otros, y las webs que intermedian en el alquiler de vacacional de alojamientos privados (por ejemplo, Airbnb). De hecho, hoy podemos confirmar que, ni la iniciativa “Emprendedor acoge un emprendedor” que se organizó para facilitar la máxima asistencia de emprendedores de todo el mundo al Mobile World Congress ni la carta que varias startups enviaron al Ayuntamiento de la ciudad Condal no ha facilitado el engrase de las relaciones que facilitara llegar a un punto de acuerdo.

De hecho, ha sido Amsterdam quien ha decidido coger la iniciativa y establecer un marco jurídico que ayude a la regulación de los alquileres vacacionales de alojamientos privados.

(más…)

Barcelona, we’ve got a problem

El consumo colaborativo no está viviendo sus mejores días en España. Después de que el gobierno haya cedido las competencias de regulación de esta actividad a las comunidades autónomas, la Comunidad de Madrid ya tiene puestas las miras a bloquear el alquiler vacacional con los efectos que esto podría tener para compañías como Airbnb.

Y es precisamente un conglomerado de estas compañías las que a finales de 2013 enviaron una carta a la Generalitat de Cataluña y al Ayuntamiento de Barcelona. En el escrito se describe cómo la economía colaborativa no presenta problemas si no más beneficios y un mercado que bien potenciado puede generar beneficios y atraer más actividad a la región.

8399030866_facb52b042_o

La carta completa dirigida específicamente al actual Conseller d’Empresa i Ocupació de la Generalitat, al Conseller d’Economia i Coneixement de la Generalitat,  a la actual Teniente de Alcalde en el Ayuntamiento de Barcelona) y al actual Tercer Teniente de Alcalde en el Ayuntamiento de Barcelona es la que sigue:

Apreciado/a:

En ciudades de toda Europa las nuevas tecnologías están haciendo surgir nuevas industrias y economías. Fruto de estas innovaciones, nace un movimiento prometedor: la economía colaborativa permite que los ciudadanos accedan a nuevas oportunidades económicas, promueve la emprendeduría, fortalece las comunidades locales y contribuye a un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles.

Modelos de economía colaborativa como el transporte compartido, el micromecenazgo o crowdfunding, el cotrabajo o coworking, el intercambio de habilidades o el intercambio de hogares tienen el potencial de crear puestos de trabajo, gestionar mejor el crecimiento, fortalecer y fomentar el turismo o aportar nuevas opciones de transporte sostenible. Quizá lo más importante es que la economía colaborativa empodera a los particulares ofreciéndoles nuevas maneras de generar ingresos compartiendo sus propiedades con gente de todo el mundo.

En junio de 2013, the United States Conference of Mayors allanó el camino para mejorar el liderazgo del sector público en esta campo a través de una resolución en favor de la economía colaborativa. Hoy, muchas más ciudades tienen la oportunidad de apropiarse y beneficiarse de la economía colaborativa. En este contexto, creemos que Barcelona y Cataluña deberían liderar. Como líderes en el campo de las nuevas tecnologías en España, creemos firmemente que Barcelona se halla en una posición única para beneficiarse de la economía colaborativa si seguimos abriendo las puertas a nuevos modelos de negocios y a nuevas ideas.

Reconocida como una de las ciudades más vibrantes de Europa, Barcelona atrae cada año a millones de visitantes interesado en explorar la riqueza cultural e histórica que ofrece la ciudad. Barcelona es un punto de encuentro en Europa y está perfectamente situada para empresas que buscan hacer negocios en la Unión Europea. Además, Barcelona cuenta con profesionales motivados, jóvenes y muy bien preparados. Los ciudadanos de Barcelona tienen la iniciativa y las capacidades necesarias para ayudar a empresas jóvenes a crecer y triunfar en Europa y el resto del mundo.

La Smart City Expo, el GSMA Mobile World Congress y el Coworking Europe Conference han presentado la economía colaborativa en Barcelona, y estos son solo algunos ejemplos relevantes del creciente interés en Cataluña por esta tendencia innovadora.

La economía colaborativa ofrece una gran oportunidad para Barcelona, pero solo aprovecharemos estos beneficios si damos paso a los innovadores y a los emprendedores. Juntos, podemos hacer posible que Barcelona y Cataluña se mantengan en la vanguardia y contribuyan al éxito de esta nueva economía.

Todos nosotros queremos poder trabajar juntos para apoyar aún más a las empresas en el ámbito de las nuevas tecnologías y de la economía colaborativa para que Barcelona se convierta en la principal referencia de esta nueva tendencia en el sur de Europa. Queremos expresar nuestro interés y apoyo a todos sus esfuerzos para hacer que Barcelona sea líder en tecnología e innovación en Europa y esperamos poder tener la oportunidad de debatir nuestras propuestas con usted en las próximas semanas.

Airbnb y otras veintiséis empresas de consumo colaborativo firmaron esta carta, entre ellas Etece, Bibulu o Leetchi. La intención de dicha misiva es evitar problemas legales y encontrar soluciones y llegar a acuerdos que beneficien a todas las partes implicadas (tal y como han hecho en Amsterdam).

El Gobierno de la Generalitat de Catalunya no se ha pronunciado al respecto pero algo deberá decir al respecto dado que Barcelona es una ciudad muy dada al turismo y a eventos que demuestran el potencial del Sharing Economy como son, por ejemplo, el Mobile World Congress (ejemplo). Además, la edición de este año del Mobile World Congress tendrá una enorme repercusión a nivel mundial tanto por la relevancia de sus ponentes (y más después de la compra de Whatsapp por parte de Facebook) como por las iniciativas que han surgido al respecto, por ejemplo, “Emprendedor acoge un emprendedor“.

KangApp, marketplace de alquiler entre particulares de articulos de bebe, sin duda un recurso util en los viajes familiares, como parte del sector colaborará al crecimiento y consolidación del mismo

Foto: Barcelona night | Flickr