Salir a correr con un carro de bebé

El ejercicio físico mejora la función mental, la autonomía, la memoria, la rapidez y la sensación de bienestar. Por otro lado, las actividades que se hacen en familia ayudan a la integración del grupo familiar y, además, estimulan y benefician la comunicación. En consecuencia, si conseguimos mezclar ambos ingredientes (el ejercicio físico y las actividades en familia) tenemos el producto estrella. De hecho, tenemos una moda runner que está en auge: Correr con  un carro de bebé.

Aunque correr con un carro de bebé es una tendencia runner consolidada desde hace tiempo en ciudades como Nueva York, aquí está creciendo con pasos de gigante conviertiéndose en una nueva moda entre madres y padres runners que no quieren dejar de practicar su deporte favorito por tener hijos. 

Cuando hablamos de correr con un carro de bebé no nos referimos a hacerlo con el mismo carro con el que solemos salir a pasear pues, en la mayoría de las ocasiones, no es un carro apto para la práctica del running. Por lo tanto, si queremos salir a correr con nuestros hijos deberemos comprarnos un carro de bebé  para hacer running.

Running with a stroller

A pesar de que son muchos los papás y mamás que practican el running, la oferta de carros de bebé deportivos para correr no es tan amplia como quisiéramos (en un post anterior hablamos sobre un modelo disponible).

Claves para comprar un carro de bebé deportivo

Al igual que sucede con el resto de equipamiento y accesorios que utilizas para correr, el carro de bebé que utilizarás para salir a hacer running debe tener unas características específicas que garanticen la salud de vuestro bebé y la vuestra propia.

  • Estructura de triciclo. La mejor estructura para un carro de bebé deportivo es la de dos ruedas traseras y una rueda delantera. Además, la rueda delantera debe ser bidireccional y no fija para que los giros se realicen con toda la naturalidad y comodidad necesaria. Así, el cochecito es más manejable.
  • Chasis resistente. Para soportar golpes y todo tipo de terrenos sin que se deforme ni rompa.
  • Ruedas grandes. Dado que corriendo vamos a alcanzar velocidades relativamente altas, es indispensable que las ruedas sean de la calidad suficiente para no tener un accidente. Es por ello que se recomienda que las ruedas sean realmente grandes para que la suspensión sea adecuada. Si son ruedas hinchables, mucho mejor.
  • Manillar único. Es imprescindible que el cochecito deportivo pueda agarrarse con una sola mano así podrás descansar los brazos e ir alternándolos mientras corres. Suelen contar con una correa firme y segura que va anclada al manillar y que se coloca alrededor de la muñeca para mantener el control del carro en todo momento.
  • Bolsa. Este es un requisito que deben cumplir todos los carros para bebés, sean deportivos o no lo sean.
  • Arnés de sujeción. Dado que vamos a ir corriendo, las posibilidades de dar giros bruscos o tropezar son mayores por lo que la seguridad en el carro debe ser elevada. Por lo tanto, no está de más que el carro para bebés deportivo incluya un arnés de sujeción de cinco puntos, similar al de los asientos de seguridad para niños.
  • Frenos. Que el carro para correr incluya un sistema de frenado en el manillar es perfecto. Si, además, cuenta con un freno de estacionamiento trasero, mejor aún.
  • Capa protectora. A correr se sale si hace frío o calor o si llueve o hace un sol radiante. Por lo tanto, para todos los casos, resultará de gran utilidad disponer de una capa o burbuja protectora. Si, además, incluye algún elemento reflectante, mejor todavía.

¿Os animáis a salir a correr con vuestros niños? ¿Queréis conocer qué modelos de carros de bebés deportivos existen actualmente en el mercado? Recordad que en KangApp podéis alquilar el carro de bebé deportivo de cualquier local dondequiera que viajéis o, incluso, ofrecer el vuestro.

Foto: Mike Baird