¿Hasta donde puede seguir tensándose la cuerda?

2014 está siendo un año decisivo dentro del sector del consumo colaborativo, a todos los niveles. Los ciudadanos usan masivamente todo tipo de iniciativas, comparten todo tipo de artículos y servicios, están surgiendo multitud de proyectos de todo tipo. Pero esto es algo que no está siendo bien asimilado por la industria, gobiernos y legisladores, a veces incluso parece que estos tres actores son uno mismo y los ciudadanos y consumidores van por otro sitio, cambiando sus hábitos de consumir, su forma de trabajar, de viajar, mientras que los otros parecen más cómodos anclados en el inmovilismo, los tiempos están cambiando.

¿Qué está pasando? Sin duda, parece que se ha decidido usar el poder para parar algo que, desde nuestro punto de vista es imparable.

No es fácil cambiar, por ejemplo, un sistema económico y productivo de la noche a la mañana, pero sí que es necesario plantearse la necesidad de hacerlo, de manera gradual. Y esta necesidad es vital. Cualquier industria debe ofrecer lo que sus clientes demandan y de la manera que lo demandan y, por otra parte, los gobiernos de turno deben crear un marco legislativo y social acorde al mismo. Para ello deberían escuchar a los ciudadanos, abrir los ojos y ver lo que pasa a su alrededor y negociar con aquellos que abanderan este movimiento para comprenderlo.

Por desgracia, parece que en España se ha decidido escuchar solamente a una parte, a los lobbies y poderes establecidos y protegerlos ante la disrupción que se avecina y, sobretodo, tensar la cuerda dificultando o, incluso, prohibiendo determinadas actividades.

Mientras que en Amsterdam se legaliza el alquiler de viviendas y habitaciones entre particulares, en España se apuesta por lo contrario. Hace pocos días, la Comunidad de Madrid vetó el 80% del negocio de pisos con uso turístico con una nueva Ley. Cataluña ha multado a Airbnb y amenaza con prohibir el acceso a su portal. Pero se puede ir más allá, en Aragón directamente se ha prohibido el alquiler turístico de habitaciones en pisos privados.

Mientras en Londres se legaliza la actividad de Uber, en Barcelona y Madrid los taxistas están en autentico pie de guerra, convocando varias huelgas y movilizaciones con el fin de prohibir su actividad. Hasta el momento, lo único que han conseguido es multiplicar el número de descargas de su aplicación.

Mientras en otros países se trabaja en regular la actividad del sector crowdfunding, en España, con la excusa de proteger a los financiadores, se ha aprobado una Ley que pone en serias dificultades su actividad.

¿A quién benefician estos últimos movimientos?, ¿a los que alquilan sus casas para obtener un dinero extra o a los que pueden hospedarse durante sus viajes a un precio más bajo o de la manera que más les conviene o al sector hotelero? o ¿a aquellas iniciativas innovadoras que ofrecen posibilidades de financiarse distintas a las tradicionales y a aquellos que, si no fuese de esta manera, no podrían llevar a cabo sus proyectos ya que la banca no les da financiación o al negocio bancario tradicional?

Nosotros tenemos claro a quién se beneficia eligiendo la opción de regular un sector con falta de regulación de esta manera.

¿Cuánto tiempo se puede seguir tensando la cuerda? La sociedad española tiene claro que se está protegiendo al fuerte y dejando la ciudadanía al pie de los caballos y en manos de poderes establecidos que campan a sus anchas.

¿Que piensas de la tasa Google?, seguramente todos lo habremos eschuchado, pero creemos que no nos afecta…error, si que te afecta y que favorece a unos indudablemente si tienes un simple blog, seguramente no le sacaras un duro, pero los grandes medios ya cobrarán por ti, incluso de tu esfuerzo, pasión y conocimiento que quieres compartir libremente los grandes medios sacaran tajada, aunque tu no quieras.

¿Cómo se puede entender la facilidad con la que se vende un banco que ha recibido 13.000 millones de euros de ayudas públicas a otro por 1.000 millones de euros y lo difícil que es permitir que uno pueda ganar un dinero, en muchos casos de extrema necesidad para sobrevivir alquilando una habitación libre en su casa?

Foto: Gimp rope