¡Estás recogiendo a tu hijo! ¡¡¡APAGA TU TELÉFONO!!!

Juliana Farris Mazurkewicz es una madre de Houston (Texas) que, recientemente, tuvo una gran  sorpresa cuando fue a recoger a sus hijos a la guardería. Colgado en la puerta de la guardería había un cartel dirigido expresamente a los padres: “¡Estás recogiendo a tu hijo! ¡¡¡APAGA TU TELÉFONO!!!

El cartel continúa así:

“¡Tu hijo está feliz de verte! ¿Eres feliz viendo a tu hijo? Hemos visto niños tratando de explicar a sus padres qué han hecho en la escuela mientras sus padres están pendientes del teléfono. Hemos oído a un niño decir, ‘Mamá, mamá, mamá …’ y la madre está prestando más atención a su teléfono que a su propio hijo. Es espantoso. ¡Apaga tu teléfono! “

Mazurkewicz compartió una foto del cartel en Facebook el pasado 27 de enero. Y desde entonces se ha desatado una gran polémica, con los padres posicionándose totalmente tanto a favor como en contra sobre usar el smartphone mientras están con sus hijos. Y no es ninguna sorpresa porqué la gente suele tener reacciones muy apasionada cuando se trata de los padres y madres que prestan más atención a sus smartphones que a sus hijos, aunque sólo sea por unos segundos.

Cuando el canal de noticias Fox News entrevistó Mazurkewicz, ésta admitió que, en realidad, no se sintió molesta por el cartel. “Pensé que era increíble”, dijo. “Pensé que era divertido y, de hecho, me hizo reflexionar al respecto”. Pero no todos los padres están de acuerdo. El post se ha compartido 1,2 millones de veces. Y ha provocado más de 9,5K comentarios. Ha generado una gran cantidad de atención.

Está claro que no resulta muy educativo ir hablando por teléfono mientras estás con más gente (o con tus hijos, en este caso) pero quien sabe si se trata de una emergencia, una llamada del trabajo, etc. Otra cuestión que se surge es ¿es correcto que una guardería juzgue a los padres por usar el teléfono mientras recogen sus criaturas con un cartel como este?

Como padres y madres comprendemos la intención del cartel. Estamos totalmente de acuerdo en que hablando por teléfono (o consultando los mensajes de Whatsapp/Twitter/Facebook, por ejemplo) estamos transmitiendo a nuestros hijos que nos resulta más importante que saludarlos, abrazarlos y/o saber cómo les ha ido el día.  Pero también creemos que son pocos los padres y madres que intencionadamente quieran transmitir este mensaje o esta opción de vida con sus hijos.