Housesitting: Una forma diferente de viajar y de alojarse

¿Os gusta conocer los destinos que elegís como si fueseis un autóctono en lugar de un turista? ¿Os gustan los animales domésticos? Si en ambos casos, las respuestas han sido afirmativas, os interesará esta forma de viajar, por supuesto, en familia. Os interesará el housesitting.

Lo llaman Housesitting (“cuidadores de casas”) y consiste en que los home owners, es decir, los propietarios, buscan a personas que quieran cuidar de sus casas, sus animales o su jardín durante periodos en los que ellos van a estar fuera y así tú te puedes ir a su villa de la Toscana, apartamento en Londres o bungalow en Fiyi con alojamiento gratuito, a cambio de cuidar a un perrito o atender un jardín.

3545238179_c704de0f14_z

La profesión de “cuidador o casero” (sitter) existe en todo el mundo desde hace muchísimo tiempo: muchas de las grandes casas del siglo XIX contaban con pequeñas casas externas, en donde vivía “el casero”. Hasta hace pocos años era un trabajo pago y a tiempo completo, que tenía como ventaja el no pagar una renta o alquiler por la vivienda habitada.

En Inglaterra, por ejemplo, desde 1980 funciona un servicio llamado Homesitters. No se trata de una agencia sino de una compañía que emplea directamente a 1.000 home sitters y las deriva a los hogares que quedan vacantes. Si bien se cuenta con la seguridad de que la persona que estará viviendo entre nuestras cuatro paredes es de fiar, el servicio no es barato (el básico es £37 por día y £7 por día para comida). En vistas de que esta opción no tiene porqué ser del gusto de todo el mundo, existen otras opciones posibles como las siguientes:

  • HouseCarersFunciona desde Australia desde hace 10 años. Dicen ser el sitio del rubro más visitado del mundo.
  • MindMyHouseLos dueños se registran gratis y los cuidadores lo hacen por 20 dólares anuales.
  • LuxuryHouseSittingsPuedes encontrar hogares para cuidar en África, Asia, Europa, Australia, Norteamérica (inclusive Alaska). No así en Sudamérica. Los dueños no pagan por registrarse.
  • KiwiHouseSittersEl servicio es exclusivo para cuidar casas dentro de Nueva Zelanda. Ser miembro cuesta 65 dólares al año. No cobran tarifas extra por zonas metropolitanas como otros sitios sí hacen, lo que permite un ahorro de $400 al año.
  • HouseSittersAmericaEs sólo para dueños y cuidadores dentro de Estados Unidos. Estar suscripto anualmente cuesta 12 dólares.

Todos funcionan de forma similar, después de registrarse, se tiene acceso a los perfiles de los cuidadores y las casas que buscan quién las cuide. La mayoría suele tener mascotas.

Los dueños pueden anunciar su búsqueda gratuitamente y luego los cuidadores eligen a su preferencia y los contactan. Entre ambas partes acuerdan los términos que pueden incluir alguna tarifa por parte del cuidador o bien los gastos de transporte.

Sin dudas, ser cuidador de casas es una gran manera de poder ser nómada, de conocer nuevos lugares y hacer amigos con un presupuesto muy bajo. ¿Qué os parece?

Foto: Dog hugs

¿Hasta donde puede seguir tensándose la cuerda?

2014 está siendo un año decisivo dentro del sector del consumo colaborativo, a todos los niveles. Los ciudadanos usan masivamente todo tipo de iniciativas, comparten todo tipo de artículos y servicios, están surgiendo multitud de proyectos de todo tipo. Pero esto es algo que no está siendo bien asimilado por la industria, gobiernos y legisladores, a veces incluso parece que estos tres actores son uno mismo y los ciudadanos y consumidores van por otro sitio, cambiando sus hábitos de consumir, su forma de trabajar, de viajar, mientras que los otros parecen más cómodos anclados en el inmovilismo, los tiempos están cambiando.

¿Qué está pasando? Sin duda, parece que se ha decidido usar el poder para parar algo que, desde nuestro punto de vista es imparable.

Leer más

Amsterdam: Una ciudad colaborativa

Varias son las polémicas que han existido entre los Ayuntamientos de Barcelona o Madrid, entre otros, y las webs que intermedian en el alquiler de vacacional de alojamientos privados (por ejemplo, Airbnb). De hecho, hoy podemos confirmar que, ni la iniciativa “Emprendedor acoge un emprendedor” que se organizó para facilitar la máxima asistencia de emprendedores de todo el mundo al Mobile World Congress ni la carta que varias startups enviaron al Ayuntamiento de la ciudad Condal no ha facilitado el engrase de las relaciones que facilitara llegar a un punto de acuerdo.

De hecho, ha sido Amsterdam quien ha decidido coger la iniciativa y establecer un marco jurídico que ayude a la regulación de los alquileres vacacionales de alojamientos privados.

Leer más