Siete razones para viajar a Marruecos con niños

No defrauda, exótico y cercano a un tiempo. Marruecos es esa fascinante entrada a que África enamora a quien lo conoce. Increibles paisajes, desierto, inmensas montañas y playas de ensueño, medinas y kasbash embrujadas con olores de almizcle y ambar que te transportan a otra época. En cada uno de mis viajes este fascinante país no ha dejado de sorprenderme. Primero con los amigos, después con la pareja y más tarde -faltaría más- con mis hijos!. En esta entrada me apetece compartir como papá viajero cuales son mis razones para seguir viajando a Marruecos con niños. ¿Cual es tu experencia? Nos encantaría que nos la cuentes via comentarios.

1. Una apuesta segura: Hace 15 o 20 años los servicios al turismo estaban poco desarrollados y los visitantes éramos frecuentemente avasallados…vale que regatear tiene su punto, pero es que no te podías traer el país entero en la mochila! Recuerdo que para viajar a Marruecos había básicamente dos opciones; o ibas de mochilero en busca de aventura ( los más valientes bajaban al Atlas a escalar) o bien te enrolabas en un circuito de esos enlatados por las ciudades imperiales con algún mayorista. Ya se sabe que otros otros bajaban al moro para otros menesteres, pero eso ya es harina de otro costal.

En la actualidad Marruecos está mucho más preparado para el turismo. Han mejorado las insfrastucturas y los servicios. Los precios están más claros, los acosadores apenas hacen acto de presencia. Hoy es fácil contratar guías o alquilar un coche con todas las garantías en muchas ciudades, servicios médicos y famacias bien surtidas (se recomienda un simple seguro médico de viaje) y una gran variedad de opciones de alojamiento incluyendo la posibillidad de alquilar un apartamento. Para que os hagais una idea en el mundo de los seguros de viaje Marruecos tiene la misma consideración de riesgo de Europa. Dicho lo cual añado que obviamente el riesgo cero no existe (ni en nuestra propia casa) y que evidentemente el miedo es libre.

 2. Una aventura cercana: Cercanía en dos aspectos. Por una parte geográfica pues existen multitud de compañías con opciones realmente económicas volando desde España a los aeropuertos de Tanger, Fez, Marrquech o Casablanca. También se puede llegar por mar desde Andalucía o Barcelona. En apenas dos horas podemos estar pisando suelo marroquí. Por la otra existe una evidente cercanía histórica y cultural, es por eso que Marruecos nos resulta tan increiblemente afín en muchas aspectos no solo en muchas de sus comidas (la cultura del aceite de oliva, el pan, sus dulces..) sino también en la importancia que le dan a la familia y a celebrarlo todo entorno de una mesa. Es por eso que estando en Marruecos a veces tengo la sensación de vivir un dejá vu, que viajar a este país es hacerlo de alguna manera también a nuestras propias las raices histórico-culturales.

3. Los marroquís adoran a los niños: Es una pasada. Si su hospitalidad es provervial está en la base de su cultura…con las familias con niños ni te cuento. No se trata de ninguna pose forzada, no te están haciendo la pelota. Que sí, que sí que los europeos somos muy avanzados y todo eso pero reconozcámoslo: hemos perdido frescura. Allí les sobra. Marruecos es un país con muchos niños, para ellos los pequeños son un don divino. Muchos más relajados con nosotros, no están todo el tiempo diciendo “eso no se toca” “no hagas eso”. Para los marroquís (especialmente las mujeres) los niños son niños y es normal que se comporten como tales, que jueguen, que corran… Eso hace que como papá viajero te sientas más relajado. No es nada infrecuente que a menudo se quieran hacer fotos con los niños y más si son rubitos/as.

4. Aprendiendo de la diversidad: Tan cercano y a la vez tan exótico. La forma tradicional de vestir, la sonoridad de la lengua árabe (o bereber!), los sabores y olores, las creencias religiosas basadas en el islam, la fisionomía de las casas, de las kasbash, de las modernas ciudades. Contrastes a no pocas veces chocantes. Un país que a menudo muestra la crudeza de la desigualdad que sufre una gran parte de la población y particularmente los niños evidenciando a los nuestros hijos por una parte lo afortunados que son por contar con tantas necesidades básicas y bienes materiales y por la otra..que sin muchos de ellos también se puede ser feliz.

Que importante es que los peques se vacunen contra los prejuicios o la xenofobia, experimenten la diferencias sociales y culturales y aprendan tanto a vivirla como a disfrutarla de forma directa sin que la tele se encargue de ello. Seguro les va a hacer falta en un mundo cada vez más global y tan complejo como en que tenemos…empezando por entender mucho mejor a los miles de familias marroquís que viven en España.

5. Entrar en una película para montar en camello y dormir en el desierto: Como en las Mil y una Noches. Si hay algo que estimule la imaginación de nuestros hijos y del niño que llevamos dentro son esas caravanas de camellos atravesando el desierto desde o hasta los paises del lejano Oriente. Todas esas historias tienen una base real, esas caravanas existieron y forman parte del acervo cultural de Marruecos. La Ruta de la Seda siguó siendo trasnsitada hasta mediados del Siglo XX.

En Marruecos existe una increible oferta para sentirse tuareg y como tal dormir en jaimas o alojamientos en el desierto y montar en camello. Contemplar los mil tonalidades de un inmenso mar de arena mientras se pone el sol y ver las estrellas en el desierto es una experiencia que merece totalmentela pena. Los niños flipan como si de pronto estuvieran viviendo dentro de una película como podéis ver en esta experiencia. Los dos puntos más habituales son Merzuga y Zagora (esto segundo sin dunas pero también altamente recomendable).

6. La comida, ¡qué delicia!: Es una de las grandes preocupaciones a las hora de viajar con niños a Marruecos. Os cuento nuestra experiencia. Por una parte es cierto que la forma de cocinar más especiada, con comidas, texturas y sabores a los que no están nada acostumbrados. Al principio la niña recelaba un poco o se negaba a comer ciertos platos. Sin embargo no problem. En prácticamente cualquier alojamiento turístico ya os aseguro que van a tener disponible pasta, pollo, una tortilla o pizza.

Pero hay más. Con los días mi hija empezó a pillarle el punto y es que la gastronomía marroquí es una de las mejores del mundo y lo que es bueno es bueno. Aparte de eos deliciosos te a la menta los niños (será que nos ven disfrutar tanto a nosotros!?) empiezan a interesarse por esos deliciosos couscous, tajines, verdaderos pinchos morunos, ensaladas, aceitunas, deliciosos dulces o esos pescados frescos en la costa. Que viva la diversidad, Ñam!

7. Viajes para grandes y pequeños exploradores: El video de más arriba da cuenta de ello. Lo tenemos mejor que nunca. Ya sea Semana Santa, verano o Navidad. En grupo junto a otras familias con niños o con fechas a medidas. Con el ritmos, el recorrido y los alojamientos adecuados. Ya sea con la ruta norte solidaria de la mano de la Asociación de turismo solidario Ethnic o también a Maruecos Sur, ruta de Marraquech y las 1.000 kasbas de la mano de Viajes Marrakech¡Marruecos siempre nos espera!

KangApp: Facilitando los viajes en familia

¿Cuántas veces has pensado a la hora de viajar con tus niños de corta edad que necesitas un vehículo dos veces más grande que el que tienes?

¿ Eres de los que le da pereza viajar con tus niños por la cantidad de cosas que necesitas y a las que no puedes acceder en tu próximo destino?

¿ Piensas que el coste de llevar en avión todos los artículos de tu bebé es muy elevado y eliges destinos cercanos?

¿ Cuando llegas al lugar que te vas a alojar y acabas de colocar todo lo que has traído para tu niño piensas que hubiese sido más fácil llamar a una empresa de mudanzas?

Leer más

Actividades a realizar con tus niños en Amsterdam por Navidad

Amsterdam en invierno… y ¿por qué no? Dicen en los países nórdicos que no existe el frío sino las capas de ropa de menos. Así que, sin que la temperatura nos detenga, nos adentramos con este post a 10 actividades que nos permitirán pasar unos días de vacaciones de invierno disfrutando con nuestros niños en Amsterdam.

  1. En Holanda, se respira Navidad desde muy pronto; ya en el 16 de Noviembre, se celebra la llegada a Amsterdam de SinterKlass en un barco y desde España. Ese día un desfile, con él en un caballo blanco, recorre las principales calles de la ciudad lanzando ricas galletitas, las peppernoten. El día de recibir los regalos que trae, si hemos sido buenos, es el 5 de diciembre.
  2. Porqué no hay Navidad sin luces… Y en Amsterdam lo saben bien. En estas fechas se lleva a cabo el Festival de las luces que se desarrolla en distintos puntos de la ciudad. Existen recorridos guiados a pie o paseos por los canales en barco, juegos de luces y colores que no dejarán a nadie indiferente.11631574293_21a6ee4065_o
  3. ¿A quién no le gustan los árboles de Navidad? En la Estación Central, en la puerta del aeropuerto, Schiphol Plaza, y en la plaza Dam, ¡son de un tamaño espectacular!
  4. Visitas que merecen la pena son los Mercados de Navidad. Están abiertos desde Noviembre hasta la segunda semana de Enero y por toda la ciudad, en Dam, Rembrantplein, Leidseplein o Museumplein, etc. Con toda la magia de estas fechas y gran variedad de artesanías, productos locales y delicias internacionales junto con la posibilidad de obtener fotografías navideñas originales y atracciones para todos los públicos. Para los más atrevidos: El Funky Christmas Market, el 14 de Diciembre.
  5. Para librarse del frío, ¿Por qué no patinar sobre hielo en las pistas en Leidseplein, Rembrantplein o Museumplein? El precio del alquiler de patines es desde 5€ por dos horas, hasta 7’50€ por hora, y para los que no se atreven con los patines… ¿Por qué no algo de picar mientrastanto?
  6. Los dulces típicos de Navidad como los olliebollen, con cerezas secas o pasas, rellenos con crema o no, están riquísimos. O quizá algo más de casa: los ‘spanish churros‘ también están disponibles en los mercados de Navidad que salpican Amsterdam. ¿Os apetece más algo salado? Entonces, ¡mejor unas salchichas a la brasa! ¿Y para beber? Los mayores no deben irse sin probar el vino dulce caliente. Y para los peques un rico chocolate caliente, eso sí, con la sorpresa de que es más ligerito que el chocolate español.
  7. Si coincidimos durante el fin de semana con el NeighbourFood Market – Kerst (‘Mercado de Comida Vecinal de Navidad’), será toda una experiencia local.
  8. ¿Quién no ha visto las pelis de Ice Age (La edad de Hielo)? Desde Noviembre abre sus puertas en Ámsterdam la exposición “Giants of the Ice Age“. Es un buen momento para conocer de cerca a los familiares de los protagonistas de las divertidas películas de dibujos: mamuts, dientes de sable, etc. La exposición cuenta con zona de juegos para que los niños puedan explorar como pequeños arqueólogos.3148350684_48d8e56a23_b
  9. Para quien quiera disfrutar una Navidad de cuento, o mejor, una Navidad dentro de un cuento, Efteling es la mejor opción, eso sí, fuera de Amsterdam. En este parque de atracciones de hadas y duendes se instala el espíritu de la Navidad para el disfrute de niños y mayores.
  10. El palacio de la Navidad, ¡está de celebración! es una visita obligada si nos gusta la Navidad. Se trata, nada menos y nada menos que de una tienda mega-especializada donde podemos encontrar la decoración más exclusiva para estas fechas tan especiales. Abierta en cualquier época del año es un paraíso para los enamorados de la Navidad, en el mismo mercado de las flores.

Y por último no olvideis en vuestro proximo viaje familiar a Amsterdam o sea cual sea el destino al que viajeis KangApp marketplace de alquiler entre particulares de articulos de bebe, sin duda un recurso util en los viajes familiares

Fotos: Ice Skating in Leidseplein – Rex Roof y Christmas tree in front of Amsterdam Central Station – Kitty Terwolbeck

Este post ha sido escrito por Ana Pinedo, Environmental Engineer | BeNeLux, UK, France & Africa en NH Hotel Group.

Hostels, una perfecta alternativa para familias viajeras

Cuando las familias españolas o latinas viajamos con niños no solemos considerar la opción de alojarnos en un hostel, como si esta opción no formara parte de nuestro ADN viajero. Sin embargo, muchos experimentados viajeros que descubrieron los hostels en su etapa mochilera siguen acudiendo a ellos una vez se convierten en familia con niños. Capaces de ofrecernos una estupenda relación calidad-precio, como veremos, existen algunos países con una increíble oferta en este tipo de alojamientos con suficientes atractivos como para ir con niños. Los hostels son una opción a tener muy en cuenta. Veamos, veamos..

dfe_369_2

Estos alojamientos, que nacieron en Alemania a principios del siglo pasado, son muy populares entre los viajeros mochilero por excelencia de todo el mundo. Se agrupan, además, en organizaciones que forman parte de la Federación Internacional de Albergues para Jóvenes (IYHF) que trabajan bajo el distintivo Hostelling International lo que garantiza que cada uno de ellos deba cumplir con unos estándares mínimos garantizadas. El Hostelling International no es una cadena, sino una red global de hostels que hoy tiene más de 4.200 alojamientos en 80 diferentes países de Europa, América, Asia, África y Oceanía.

Sin bien los hostels no están categorizados por estrellas, como los hoteles tradicionales, todos los hostels no son, ni mucho menos, iguales. Cada vez más los nuevos tipos de hostels combaten el cliché de alojamientos alejados de las necesidades de las familias con niños y, exclusivamente, dirigidos a un público viajero eminentemente juvenil.

Hay dos poderosas ventajas que juegan a favor de los hostels como alojamiento familiar. La primera es que acostumbran a ofrecen unas tarifas económicamente muy razonables, lo cual, nos puede permitir estirar el presupuesto disfrutando más días de nuestro destino. La segunda es que en los hostels suele haber cocina y tienen una localización céntrica y bien comunicada, cercana a numerosos puntos de interés, que nos evitará emplear demasiado tiempo en complicados desplazamientos por la ciudad.

Actualmente, existe una creciente tendencia de hostels de lujo que se acercan a la fórmula del hotel low cost ofreciendo comodidades hasta ahora propias de hoteles a unos precios muy ajustados y cada vez más adaptados a las necesidades de los viajeros con niños y donde por ejemplo pagando una mínima diferencia ofrecen habitaciones familiares con armarios y baño privado así como servicio de desayuno incluido.

A tener en cuenta..

A la hora de elegir un hostel family welcome, si viajáis con niños buscad aquellos que cuenten con sala de estar y lavadoras y secadoras que nos faciliten el día a día. Dad prioridad a aquellos que ofrezcan horarios flexibles respecto la hora de entrada y salida (early check in / late check out). No pocos, además, ofrecen patio, terraza, piscina y/o zonas de recreo que son elementos que vamos a agradecer cuando viajamos con los niños, especialmente, los de más corta edad (gateadores o exploradores). Si la configuración del hostel no incluye estas zonas de esparcimiento para nuestros hijos comprobad que, como mínimo, el alojamiento esté cercano a zonas verdes.

Otro de los puntos a favor del los hostels es que se respira un auténtico ambiente viajeros que los convierten en punto de encuentro donde se conocen personas de todas las condiciones y partes del mundo con las que se comparten las más variadas informaciones y anécdotas. No dejemos que nuestros prejuicios nos impidan ver los hostels: No importa la edad para viajar “joven”.

No os olvidéis en vuestro proximo viaje familiar de KangApp, marketplace de alquiler entre particulares de artículos de bebe, sin duda un recurso util en los viajes familiares, donde también podéis alquilar mochilas de montaña

Post escrito por Max López.

Consumo Colaborativo y Niños

El consumo colaborativo está en boca de todos en los últimos años. Es tal nuestro convencimiento sobre la importancia de esta nueva forma de consumir que en otro post compartimos nuestra visión sobre el consumo colaborativo e, incluso, recomendamos los mejores recursos para viajar de forma colaborativa. De hecho, desde Kangapp estamos convencidos que el consumo colaborativo y niños van unidos. Nos encanta este movimiento.

8188824613_037d664dc0_z

Según diversos estudios, son los llamados millenials el grupo de edad que más hace uso de estos servicios, pero esto no quita que el consumo colaborativo tenga opciones para todo el mundo, incluidos niños y familias.

Hoy queremos dar a conocer algunos proyectos enmarcados dentro del consumo colaborativo que ofrecen recursos realmente útiles para las familias:

         KangApp, marketplace de alquiler entre particulares de artículos de bebe, sin duda un recurso util en los viajes            familiares

  • Social Toy: Juguetes para compartir en el parque. Es un movimiento nacido en Barcelona que pretende inculcar en los niños valores tales como compartir, respeto a los demás y a los espacios públicos y el consumo responsable.

Se trata de dejar en cualquier parque una caja llena de juguetes que ponen en común padres y niños de manera que los más pequeños aprenden a cuidar sus cosas y respetar las de los demás.

Cuentan con un mapa en el que se pueden consultar los parques en los que está implantada esta iniciativa y un contacto que te ayudará a iniciar una caja en cualquier parque.

  • Backpackbaby: Viajar con niños no es fácil, ya que necesitan muchos artículos voluminosos y pesados como carritos, cunas bañeras, etc.

Pues bien, ellos te lo alquilan en destino, y te lo llevan al lugar que quieras. Sin duda, es un servicio realmente útil y las familias viajeras lo saben. De momento solo operan en Barcelona.

  • KangurSharing: Nos encanta, se trata de una red social para compartir canguro.

Permite agrupar a padres con intereses comunes, ubicación o disponibilidad, de manera que puedan compartir canguro, por ejemplo, tres familias que quieren salir a cenar, cada una con 2 niños, pueden compartir los gastos de canguro, además pueden elegir según sus preferencias a un tipo de canguro o educador, ya que pueden consultar sus características a través de la web, pueden elegir uno que hable a los niños en inglés, o que tenga experiencia como animador, resumiendo, lo que quieran, cuando quieran y como quieran a un precio muy económico.

Como punto negativo, la web, necesita de alguna evolución, pero permite realizar perfectamente aquello para lo que está creada.

  • La Ropita Premama: Al igual que la ropa de niño, la ropa premama es de la que antes deja de ser usada, ¿merece la pena comprarla nueva?. La Ropita Premama te permite comprar online ropa premamá a un precio realmente competitivo, también puedes vender la tuya y ganar un dinero extra.

Su variedad es impresionante, camisas, abrigos, vestidos, faldas y cualquier prenda que puedas necesitar.

  • Mi Pituso: Al igual que la ropa, los artículos infantiles son usados durante muy poco tiempo, y suelen estar en muy buenas condiciones tras ser usados, ¿por qué no venderlos una vez que dejan de hacernos falta en lugar de dejarlos ocupando sitio en nuestro trastero? o ¿por qué no comprarlos usados si están en perfectas condiciones a un precio económico?. Mi pituso nos permite hacer ambas cosas.

Por supuesto el servicio para niños estrella dentro del consumo colaborativo, la compra venta de ropa de segunda mano, es el servicio en el que más oferta podemos encontrar, puedes consultar algunos aquí.

No lo dudéis, comenzad a  usar estas opciones porqué son muchas las ventajas que ofrecen y ofrecerán.

Foto: Life is Sharing – Adam Levine

10 planes de vacaciones con niños (por España) sin ir a la playa

Aunque, sin duda, en verano a los niños la playa es lo que más les gusta, también es época de conocer lugares diferentes con nuestros hijos y que aprendan que hay vida más allá de las vacaciones en la playa. Es por ello que os proponemos 10 planes de vacaciones con niños por España sin ir a la playa:

  1. Arqueología y dinosaurios: De una manera divertida EL BARRANCO PERDIDO de La Rioja nos ofrece para toda la familia un circuito paleontológico, un museo cretácico, así como un circuito multiaventura y una “playa cretácica” para refrescarse en los días de verano. DESCUBRID POR VOSOTROS MISMOS ESTE  PARQUE JURÁSICO.
  2. BODEGUEROS POR UN DÍA: Sin ir más lejos, un plan diferente puede ser vendimiar en familia, pasear por el viñedo descubriendo animales, espachurrar uvas, beber mosto hacer una cata o embotellar vuestro propio vino son algunas de las actividades que ofrece La Rioja en la localidad de Fuenmayor.
  3. Agua azul turquesa, al estilo caribeño: En la Sierra de Urbasa, previa reserva, se pueden descubrir las aguas cristalinas de la Reserva Natural del nacedero del río Urederra. Sin duda, es un gran paraíso para los apasionados a la fotografía y la naturaleza.1280px-Urederra_9-2007
  4. ¿ESTAMOS EN COLORADO? No; Aunque no lo parezca se trata de León y, más concretamente, LAS MÉDULAS, restos de un yacimiento de oro, un espectáculo sin igual que merece dedicarle un día de nuestras vacaciones.
  5. COMO HIZO DON QUIJOTE, dejémonos guiar por los molinos de viento tan bien cuidados por los que podemos pasear en la población de CONSUEGRA. También podremos visitar por dentro uno de ellos para hacernos una idea de su funcionamiento. ¿Os atrevéis a descubrir La Mancha con este plan?
  6. El reino de los cielos: Como este título de película sugiere y donde parte de su rodaje tuvo lugar,  el castillo de Loarre (Huesca) parece estar anclado para acercarnos al cielo. Con iglesias, torre y una gran muralla que todavía conserva este edificio nos lleva años atrás en nuestra historia y a un nuevo plan para las vacaciones.Castillo_de_Loarre._Vista_esterior.
  7. Una ciudad en miniatura, sin edificios pero con pista de bicicletas, paso de peatones, semáforos y aceras. Se trata de un plan  ideal para que los niños aprendan y tome consciencia de la importancia de la seguridad vial en el Parque O Castro en Vigo. Además los peques podrán disfrutar de los columpios y los papás de las vistas de la ciudad.
  8. Un parque donde disfrutar de la naturaleza: El Parque de Salburua es uno de los principales anillos verdes de Vitoria. Se pueden ver ciervos, avistar aves, recorrer el parque en bici, en días de viento hacer volar las cometas, y desde el centro de interpretación de los humedales Ataria realizar varias actividades con los niños, dibujos, manualidades y jugar en el parque de bolas con un tobogán que sale de un árbol. Es un gran plan también para los días de lluvia.
  9. ¿Un palacio de cuento  y no es de Disney? Pues sí, es el Palacio Real de Olite que está en Navarra. Su apariencia imita la de un cuento de princesas. Existe la posibilidad de realizar visitas guidas teatralizadas, ideal para familias con hijos. No podéis perderos las fiestas medievales de Olite que empieazan a primeros de agosto. Es, sin duda, un planazo para estas próximas vacaciones.
  10. Júzcar, el pueblo azul de los pitufos: Si os apasionan los dibujos animados de los pitufos, y queréis vivirlo de cerca, en Júzcar , en la Serranía de Ronda, en Málaga, lo encontraréis, gracias a su ambientación en azul y con varios edificios con forma de setas. Es un destino enfocado a las vacaciones con niños. ¡No os perdáis la visita a la cueva de Gargamel!

En vuestras proximas vacaciones en familia, no os olvidéis sacar provecho de los servicios de KangApp, un marketplace de alquiler entre particulares de artículos para bebés, sin duda un recurso muy útil en los viajes familiares.

Fotos: Wikimedia