Visitar Roma con niños

Visitar Roma con niños comporta que pasaremos gran parte del día viendo los sampietrini, los característicos adoquines de muchas calles de Roma. La mirada inclinada hacia nuestros vástagos comportará que la forma de estas ssampietriniencillas piezas cúbicas hechas de pedernal, pórfido u otras rocas volcánicas que cubren muchas calles de la capital italiana desde el siglo XVI queden grabadas en nuestra retina.

Las calles adoquinadas es uno de los múltiples detalles que podemos citar de Roma (tanto si hemos visitado la ciudad como si no, sabemos cómo es la Fontana di Trevi o el Coliseo). De hecho, esta archipopularidad de Roma puede motivarnos a desestimar su visita con niños y, en consecuencia, a cometer un grave error.

Visitar Roma con niños es establecer un puente a su imaginación.

La popularidad de los sampietrini se debe a que están presentes en muchas calles de Roma por lo que, en ocasiones, no resulta cómo recorrerla con una silla de paseo para bebés.  En este caso, siempre podémos dejarnos aconsejar por el local a quien hayamos alquilado la silla para nuestros pequeños mediante KangApp. Seguramente, nos hablará de las facilidades que encontraremos en los Museos Vaticanos y en el Coliseo (hay ascensores y los pasillos son anchos) para desplazarnos con la silla de paseo. Donde no podremos utilizarla será en la Basílica de San Pedro – hay que dejarla en la consigna -. En consecuencia, también podemos optar por alquilar un portabebés en KangApp.

A todo esto, teniendo en cuenta que en Roma los niños pueden hacer un montón de cosas alucinantes: Atravesar pasadizos claustrofóbicos, encontrar fuentes con divertidas formas en cualquier esquina, o estatuas de dimensiones colosales, etc. Deberemos seleccionar bien qué emplazamientos y/o monumentos les pueden gustar más y alternativas acordes a su edad.

Monumentos de Roma

Visitar Roma con niños implica ver monumentos con mucha frecuencia. Y esto, juntamente con las historias y leyendas que guardan dichos monumentos ayudará a a hacer más placentera e imaginativa la visita. Es interesante, por lo tanto, compartir cuales les pueden resultar más interesantes.

  • El Coliseo resulta espectacular, tanto para los adultos como para los niños. En los alrededores siempre suele haber centuriones disfrazados con los que los niños disfrutarán haciéndose una foto (es recomendable que pactemos con ellos el precio ANTES de hacer la foto).
  • La Plaza Navonna con su espectacular fuente es una plaza preciosa y con gran encanto que hará de las delicias de nuestros niños pues pueden correr, ver como pintan los artistas o jugar sin el peligro de los coches romanos. Además a su alrededor hay muchísimos sitios para comer bien o tomar un buen café.

Rome_Piazza_Navona

  • La Bocca de la Veritá es la mítica escultura de mármol con forma de boca a la que los niños les encantará meter la mano una vez conozcan su leyenda. Si, mientras tienen la mano dentro de la boca, mienten, ésta se cerrará con su mano dentro. Lo peor  son las colas que hay a ciertas horas y lo mejor que está en el exterior de Santa María in Cosmedín, una bella y sencilla iglesia medieval que guarda en su interior la cripta de Adriano.
  • La Basílica de San Pedro es impresionante por las dimensiones gigantescas que tiene todo, empezando por las pilas de agua bendita que hay a los pies de la nave. A los niños tambíen les suele gustar mucho la figura de bronce de San Pedro con el pie desgastado, la cúpula vista desde el interior, el enorme baldaquino de bronce, etc. Si tienen edad suficiente, no dejéis de subir a la cúpula, el esfuerzo que hay que hacer bien vale la pena.
  • El Castillo de Sant’Angelo es una antigua fortaleza y palacio papal que se encuentra muy cerca del Vaticano. Los niños disfrutarán visitando el castillo con cañones, pasadizos, mazmorras, torres, salas reales, etc.

RomaCastelSantAngelo

  • Es en la Fontana di Trevi donde todos los niños realizan la conocida ceremonia de lanzar, estando de espaldas a la fuente, una moneda al auga. .
  • El Panteón es visita obligada por suele dejar a niños y adultos impresionados. Hay una leyenda que cuenta cómo se construyó una cúpula tan grande. En lugar de utilizar andamios y soportes de madera, levantaron un enorme montículo de tierra, en cuyo interior se escondieron cientos de monedas de oro. Para retirar la tierra no hizo falta contratar obreros. El emperador dijo que cualquiera podía quedarse con las monedas que encontraran, y en pocos días desapareció toda la tierra.
  • Los Mercados de Trajano tienen algo de laberínticos, con pasillos, escaleras y estrechas galerías donde podrían pasarlo en grande.
  • En el barrio de Trastevere, situado en el centro histórico, hay la Plaza San Cosimato donde, por las mañanas, se organiza un mercado local. Además, en la plaza hay una fantástica tienda de helados y una tienda de juguetes de madera  que, además, están muy próximos a una área infantil donde los niños pueden jugar.

Otras atracciones para niños

  • Teatrillo de marionetas del Gianicolo: Este teatrillo de marionetas es toda una institución en Roma. La familia Piantadosi lleva casi un siglo haciendo las delicias de los niños de Roma con esta pequeña barraca, que nunca se mueve de su sitio.
  • El cañón del Gianicolo: Cada día a las 12h del mediodía se dispara una salva.Dicha costumbre la inició el papa Pío IX en 1849 para sincronizar las campanadas de todas las iglesias de la ciudad. En los días tranquilos, el cañonazo se escucha en todo el centro de Roma.

Gianicolo

  • El Tecnotown es un parque dedicado a convertir los avances tecnológicos en pura diversión. En este parque tendremos la oportunidad de jugar un partido de fútbol virtual o de sentirnos como estrellas del rock, entre otras experiencias.
  • El museo Explora está considerado como el museo del niño. En este museo vivencial, los niños podrán aprender a cocinar, a mantener un jardín bien cuidado, a trabajar en equipo o a explorar el mundo, hacer de bomberos, conocer los entresijos del reciclaje, etc.
  • En el momento en que los niños estén cansados de ver museos y monumentos, podemos ir al Parque de Villa Borghese, un magnífico lugar de esparcimiento al aire libre lleno donde encontraremos estatuas, fuentes, reconstrucciones de templos clásicos junto a pequeños estanques, repletos de patos, cisnes y tortugas, etc. en muchos puestos del parque podremos alquilar bicicletas y barcas de remos o subir a un pequeño tren que recorre el área.

  • Dentro del Parque de Villa Borghese también hay un pequeño cine de dibujos animados (Cinema dei Piccoli), una magnífica ludoteca municipal para niños de 3-10 años (Casina di Raffaello) y un Tio-Vivo. Además, dentro de esta pequeña “ciudad verde” también podemos disfrutar de un zoo, el Bioparco.

Y, por último, recordad que ‘tutte le strade conducono a Roma’.

Fotos: Wikipedia